ENTRENAMIENTO INTERVÁLICO DE ALTA INTENSIDAD (HIIT)

EN PERSONAS CON SOBREPESO U OBESIDAD

La incidencia de sobrepeso y obesidad, tanto en la población joven como en la adulta, ha aumentado de manera dramática en todo el mundo en los últimos cincuenta años (de Araujo et al. 2012). De acuerdo con los últimos datos de los que se dispone, a nivel mundial más de 1 billón de adultos presentan exceso de peso y, en concreto, 300 millones de ellos son obesos. La prevalencia de unos países a otros es muy variable, En España, según el último estudio realizado al respecto en población adulta (entre 25 y 60 años), en el año 2000, la prevalencia de sobrepeso era del 38,5% y la de obesidad del 14,5%, lo que significa que uno de cada dos adultos presenta un peso superior al recomendable. Además, se prevé que estas cifras continúen en aumento año tras año (Rodríguez et al. 2011).
¿QUÉ CONSECUENCIAS TIENE EL SOBREPESO Y LA OBESIDAD?
Este exceso de peso tiene bastantes consecuencias negativas, tal cual establece la Organización Mundial de la Salud (OMS), para la persona que lo sufre, además de estar directamente relacionado con el desarrollo de enfermedades, como son:

 

Esta enfermedad emerge, principalmente, como resultado de un estilo de vida sedentario y unos hábitos alimenticios inadecuados. Por lo tanto, resulta lógico que las intervenciones más exitosas destinadas a prevenir o tratar la obesidad, tanto infantil como en adultos, se hayan centrado principalmente en la promoción de la práctica de actividad física junto con el asesoramiento nutricional y conductual (de Araujo et al. 2012)., aspectos contemplados en su totalidad en los programas de entrenamiento que desarrollamos en Bodysolution.

 

Actualmente, no está claro qué tipo de ejercicio es el que produce los mayores beneficios para la salud en este tipo de población con exceso de peso. Tradicionalmente, los médicos suelen recomendar la práctica de ejercicio de tipo aeróbico prolongado de intensidad moderada durante 3-4 días a la semana (como por ejemplo salir a andar o a correr más de 40 minutos) con el objetivo de bajar de peso, mejorar la capacidad física y varios parámetros relacionados con la salud, como por ejemplo el porcentaje de grasa, colesterol o tensión arterial. Sin embargo, los resultados no suelen ser los esperados, y las mejoras obtenidas con este tipo de entrenamiento son muy pequeñas. Por lo tanto, hay que buscar una alternativa a este tipo de ejercicio que realmente consiga beneficios reales.

 

HIIT (ENTRENAMIENTO INTERVÁLICO DE ALTA INTENSIDAD)

Recientemente, la mayoría de investigaciones han apoyado la eficacia de un tipo de entrenamiento más corto pero más intenso, denominado entrenamiento interválico de alta intensidad (HIIT) en este tipo de población. El HIIT incluye intervalos cortos pero muy intensos de actividad, seguidos de periodos también breves de descanso o de baja intensidad. La duración de estos periodos suele oscilar entre los seis segundos y los cuatro minutos, y la intensidad suele ser superior al 90% del consumo de oxígeno máximo, es decir, casi a la intensidad máxima que puedas soportar (Alkahtani 2013). Por ello, los entrenamientos no se suelen prolongar más de 20-30 minutos incluyendo el calentamiento y la relajación, por lo que es un tipo de entrenamiento que pueden soportar de manera más llevadera tanto las personas obesas como las no obesas.

 

 

Todas estas variables van a ser diferentes en función de los sujetos y del objetivo del programa, no quedando actualmente muy claro cuál es la dosis de respuesta más adecuada para conseguir las mayores mejoras.

 

BENEFICIOS DEL HIIT

 

Como recomendaciones iniciales, los sujetos con exceso de peso deberían comenzar por un HIIT de alto volumen, es decir, con una duración del intervalo de trabajo de 3-4 min a una intensidad alta, pero no máxima, seguido de un periodo de descanso activo de la misma duración, es decir, caminar durante otros 3-4 min; para poco a poco ir reduciendo la duración del intervalo de trabajo e ir aumentando la intensidad para conseguir mayores adaptaciones y beneficios.

 

Debido a todo lo expuesto durante los párrafos anteriores, se torna necesario realizar un enfoque integral y profesional de todo el proceso de entrenamiento de este tipo de población con exceso de peso. Para ello, se debe tener en cuenta, tanto una buena planificación del entrenamiento como una buena orientación y educación nutricional personalizada en las que se establezcan unas apropiadas pautas de alimentación y comportamiento, que ayuden a la persona a adquirir un estilo de vida más activo y saludable, y, por lo tanto, a conseguir sus objetivos. Para esto es para lo que esta trabajando duro Bodysolution, contando con los mejores profesionales en todos los ámbitos y con la última tecnología que está revolucionando el mercado.
  • Ponte en contacto con nosotros 603 121 100

    Consulta gratuita